Un paseo por 3 pueblos medievales cerca de Barcelona

311
0

Un paseo por 3 pueblos medievales cerca de Barcelona - lugares

Un buen plan para la primavera es ir de paseo por algunos de los pueblos medievales cerca de Barcelona. En este artículo te recomendaremos 3 de ellos.

1. Mura

Mura es uno de los pueblos medievales cerca de Barcelona que conserva todo el encanto de la arquitectura en piedra, los tejados de barro y la gran variedad de flores ornamentales que adornan cada casa. Se encuentra a una distancia relativamente corta de la Barcelona tan solo a 57 kilómetros.

Entre sus atractivos se encuentra la Iglesia de San Martín nombre de su santo patrono quien fue inmortalizado por el Greco en una obra pictórica titulada San Martín y el Mendigo, la cual se encuentra actualmente en la Galería Nacional de Washington.

Otro de los atractivos de Mura es el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac con una superficie de 13.694 hectáreas protegidas. Este resguardo natural está formado por dos macizos y es el indicado para realizar caminatas y contemplar sus singulares rocas y la diversidad de vegetación.

2. Cardona

Cardona es uno de los pueblos medievales cerca de Barcelona que cuenta con un castillo. Ubicado a menos de una hora de la ciudad, el Castillo de Cardona fue construido en el 886 por Wilfredo El Velloso, de quien se dice creó Cataluña así como su bandera y escudo. El castillo está incluido como uno de los 10 mejores castillos de Europa y uno de los hoteles más bonitos debido, no solo a su gastronomía, sino a las panorámicas vistas que desde aquí se pueden contemplar.

En Cardona hay muchos lugares atractivos que puedes visitar entre como por ejemplo la Montaña de Sal crece cada año, ubicada al pie de la sierra de las Garrigues y a la derecha del río Cardener. También hay que visitar la plaza de mercado medieval.

3. Montfalcó Murallat

Montfalcó Murallat es uno de los pueblos medievales cerca de Barcelona que aún conserva la magia de tan antiguos tiempos. Visitarla es como volver en el tiempo para ver cómo se vivía en el siglo XI tan solo caminando por sus estrechas calles empedradas.

Este pueblo se erige en una colina porque fue construida para defender la frontera de los mulsumanes. Según cuenta la leyenda, durante la edad media la villa se vio asediada tras haber perdido una batalla. Los atacantes decidieron bloquearles todos los suministros de alimentos y les enviaban piedras con mensajes.

Sin embargo, los habitantes de Montfacó les respondieron con otros mensajes atados a pescados frescos. Se dice que existía un gran túnel en la villa que descendía hasta el valle y de allí les enviaban comida. Finalmente nunca les vencieron.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here