El Ayuntamiento ordena el cierre de las tradicionales pajarerías de La Rambla para el jueves

El Ayuntamiento ordena el cierre de las tradicionales pajarerías de La Rambla para el jueves El Ayuntamiento ordena el cierre de las tradicionales pajarerías de La Rambla para el jueves. Es hasta el día jueves 11 de julio a las 9:00 am que tienen tiempo los comerciantes de las pajarerías antiguas de La Rambla para dejar la ciudad. Se procederá a retirar las llaves a quienes permanezcan en el lugar ese día.

Cierre de las tradicionales pajarerías de La Rambla

Cabe destacar, que esta medida perjudica a once pajarerías. Este anuncio se dio a conocer el pasado 23 de junio por medio de un informe escrito, en el que se comunicó a los comerciantes que contaban con 10 días hábiles. Esto para dejar los puestos situados en medio del paseo. Este es el último día para permanecer en los quioscos.

Asimismo, los Mercados del Ayuntamiento y Representantes del área de Comercio confirmaron a EFE que el día 11 de julio a las 9:00 am harán un recorrido por La Rambla. Esto con el objetivo de comprobar quién ha dejado la actividad y solicitar de esta forma las llaves a quienes permanezcan en el lugar.

Comerciantes no quieren abandonar el lugar

El anuncio de los comerciantes ante esta acción es su anuncio a que no tienen la intención de abandonar sus puestos. Debido a que hay sentencias bien fundamentadas a su favor, y haber presentado recursos.

Por otra parte, Xavier Cuenca, el portavoz de las antiguas pajarerías «hemos presentado dos contenciosos administrativos en un Juzgado de Primera Instancia en el que hemos solicitado medidas cautelares”.

Cabe destacar, que estos puesteros solicitan que se suspenda la decisión tomada por el ayuntamiento al considerar que no hay firmes sentencias. Además, no hay orden judicial que garantice el desalojo y que no hay urgencia alguna. Esto se debe a que las obras de remodelación de La Rambla no perjudican el espacio que se tenía estimado ocupar hasta 2026.

Ayuntamiento quiere amparar a los comerciantes

En este sentido, Cuenca ha asegurado que vigencias cautelares que el ayuntamiento quiere es amparar a los comerciantes ante el cierre de las tradicionales pajarerías, de tal manera que continúe trabajando en el lugar.

Asimismo, ha destacado que hace una semana acudieron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos esto considerado que se han vulnerado derechos fundamentales. Esto es una presentación que lleva un “reclamo contencioso” que se ha presentado de forma previa en la justicia española.

Cuenca ha hecho referencia a la propuesta

Por otro lado, Cuenca ha hecho referencia a la propuesta que ha hecho a los comerciantes con el fin de entregar de manera voluntaria las llaves de las paradas de La Rambla a finales de año. Esto a cambio, que les permitan seguir trabajando, retirar cualquier proceso judicial que estén en marcha.

A pesar, de que el consistorio no ha brindado respuestas al planteamiento del cierre de las tradicionales pajarerías, y fuentes de la administración han indicado que están al tanto de la misma, pero que “continúa con el procedimiento reglado para actuar con todas las garantías y por el interés general”.

 Cierre de las tradicionales pajarerías: Decisión tomada después de varias resoluciones judiciales

Es una decisión que obliga a cerrar los puestos de las antiguas pajarerías, una decisión tomada después de la sentencia del Tribunal Supremo del pasado 28 de mayo. Se consideró que no hay vulneración de los derechos fundamentales. Asimismo, como decisión esencial de llevar a cabo la orden de desalojo de estas paradas.

Se trata de un reclamo de los comerciantes fue después de ser fomentado por Iniciativa Legislativa Popular (ILP) con el objetivo que estos espacios sean declarados patrimonio cultural inmaterial de Cataluña. Una propuesta que finalmente no fue aprobada en el Parlament.

 Cierre de las tradicionales pajarerías: Continuidad al proceso para poner fin a la actividad

Luego de estas resoluciones judiciales la administración ha dado continuidad al proceso para poner fin a la actividad de las concesiones finalizó su vigencia.

Por último, se ha informado desde el ayuntamiento que a partir de ahora se hará un estudio para conocer el momento ideal para el derribo de las paradas. Esto según el avance de las obras de reforma de la Rambla que ya están siendo ejecutadas.

El cierre de las pajarerías de La Rambla para el jueves marca el final de una era para este icónico paseo barcelonés. Reflejando un cambio hacia políticas más estrictas de protección animal en la ciudad. Es por ello, que el 11 de julio cuando la medida entre en vigor, será un día significativo para Barcelona, que se enfrenta al desafío de equilibrar tradición y modernidad en su evolución hacia una ciudad más ética y responsable.